Pro-HormonalesTribulus Terrestris
Tribulus

Descubre los Secretos del Tribulus Terrestris y su Impacto en la Testosterona

El Tribulus Terrestris y sus extractos, conocidos como poderosos complementos nutricionales, despiertan un efecto anabólico similar al de la testosterona debido a similitudes en la estructura química molecular.

  1. Aunque el Tribulus (saponina) comparte ciertos rasgos estructurales con la testosterona, ambas moléculas divergen en los grupos terminales de hidróxilo. En esta línea, la estructura molecular del Tribulus Terrestris se asemejaría más al colesterol (precursor de la testosterona) que a la propia testosterona.
  2. Esta disimilitud estructural sugiere que, en caso de interacción con el receptor de andrógenos, no sería específica para el Tribulus debido a su extensión molecular. Como resultado, la cascada natural que induce la producción endógena de testosterona se vería limitada.
  3. En otras rutas metabólicas, las enzimas naturales actúan sobre el colesterol, transformándolo en otros compuestos activos. Al ser un compuesto vegetal diferente, su especificidad en el organismo es limitada, al no ser reconocido por las vías naturales.
  4. Sin embargo, comparado con los compuestos androgénicos endógenos de origen animal, el Tribulus guarda cierta similitud estructural con la dehidroepiandrosterona (DHEA). Esta afinidad podría estar vinculada a los efectos estimulantes de la libido descritos en el suplemento.

Tribulus Terrestris: Explorando sus Posibles Usos

El consumo de Tribulus Terrestris parece no acarrear efectos secundarios, aunque es recomendable su consumo moderado.

Se ha atribuido a este suplemento efectos afrodisíacos, posiblemente debido a su semejanza con la dehidroepiandrosterona (DHEA) en su estructura molecular.

Aunque en humanos esta afirmación carece de confirmación, un estudio que evaluó específicamente los efectos de esta planta en la producción de andrógenos no halló aumento en la producción de testosterona, LH ni androstenediona en un grupo de jóvenes de 20 a 36 años tras 24, 72, 240, 480 y 576 horas de consumo, contradiciendo su atribución afrodisíaca.

Volver a la página del inicio